Alcohol, chicas y balas

Publicado: 10 septiembre, 2010 de Axel Börsch en Cómic, Sobre nada y sobre todo
Etiquetas:,

No es la primera vez que hablo de la saga más conocida de Miller, y hasta ahora siempre he hablado bien de ella, hasta ahora. Y es que hoy no vengo a ensalzar la figura de Frank Miller ni la de su saga, más bien lo contrario.

La cuestión es que me acabo de leer el tomo 6 de la saga, llamado Alcohol, Chicas y balas y la verdad es que no he podido evitar la decepción.

El elemento que caracteriza a este tomo es que no se compone de una historia única sino de un compendio de pequeños relatos, siempre ambientados en Sin City y sus alrededores, que oscilan entre las 4 y las 20 páginas. Esto puede ser muy bueno… o muy malo.

La parte buena es que rompe con lo de hacer una historia por título y puede ser muy divertido y ameno leer historias cortas sobre Sin City, además muchas de ellas están conectadas y conforme vas leyendo ves como están muy ligadas y que forman una especie de torre de Babel como si de una película de Iñarritu se tratase.

"No es solo su físico, es algo más... algo que captas desde la otra punta de la habitación. Sea lo que sea, esta nena lo tiene"

La parte mala, que desgraciadamente es la que impera en el cómic, es que hay que saber hacer los relatos de forma que no se vuelvan repetitivos entre ellos, cosa que ocurre en este episodio, que además de ser repetitivos entre ellos también lo son con los títulos previos.

Si bien la formula que tiene Sin City en sus primeros tomos es genial con su narrativa, hay que saber reinventarse manteniendo la esencia, y según lo leído en Alcohol, Chicas y Balas, Miller coge el mismo patrón que le dio el éxito y las buenas críticas en sus anteriores volúmenes y simplemente se dedica a copiarlo. Con lo cual tienes una tremenda sensación de Dejà Vu.

Siempre con esa chica que es tremendamente especial, de las que se ven pocas (aunque parece que todas se concentran en esa ciudad ¡y que además siempre tienen el vestido en color!), tremendamente sexy pero que esconde algo, luego el típico personaje con una ética brutal (que tiene ética pero que no le importa reventarle la cabeza a puñetazos a un matón), que domina el arte de la lucha y que se ve envuelto en un asunto que no le incumbe.

A todo esto, remarco que pese a que este tomo me ha decepcionado, no deja de ser Sin City en estado puro, todo depende del orden en que los leas, pero si alguno hay que criticar es este, que es de los últimos y se parece demasiado a los primerios.

Anuncios
comentarios
  1. Dr.Hell dice:

    Buen artículo sin señor y qué santa razón.

    Los relatos de Marv, por ejemplo, me han parecido una cagada monumental que sobraba completamente.

    Peroo.. Si he de rescatar algún relato, me quedo con “El cliente siempre tiene la razón” supercorto pero narrado magistramente y que ha servido como introducción de la primera película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s