Nunca entenderé el amor que le tienen las mozas a un personaje de lo más cobarde, alcohólico, mala gente, que puede llegar a ser muy hijo puta y que además debe apestar cosa fina. Aún así, lo reconozco, el personaje que encarna Johnny Depp en Piratas del Caribe me gusta.

Hay que reconocer que es un personaje bastante atípico, que no es ni héroe ni tampoco antihéroe, que nunca se casa con nadie, tiene mala baba para todo el mundo y que pese a salir airoso de mil líos al final acaba sin nada cual Borja Pérez. Pero sin duda, si hubiese que definirlo con un solo epíteto ese sería sin duda: Imprevisible.

Sus improvisaciones eran de lo mejor que había en la saga pirata, porque nunca o casi nunca sabías por donde te iba a salir el maldito, desde aquel momento que recuerdo como uno de mis trozos favoritos de la saga cuando se guarda una moneda del cofre maldito, lo que hace que la maldición caiga sobre él y así ser también immortal y poder vencer al malote de Barbosa, hasta la locura total de cambios de bando e intercambios de intereses que fue la tercera entrega. De esta forma el personaje se ha mantenido vivo durante todas las películas ¿Todas? ¡no! existe una película más reciente llamada Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas que se resiste todavía a su calidad. Y es que resulta que en este ¿último? episodio el personaje a perdido toda su gracia.

Tal vez es que ya es tan imprevisible, que resulta previsible, pero no, no es eso. En esta película parece que emplean exactamente los mismos mecanismos que ya han usado en las anteriores peliculas, solo que además, los hacen cutres, porque tras ver esa espectacular a la par que inverosímil batalla correteando por una rueda gigante, el ver otra, donde se atizan saltando por unas vigas y unos barriles, pues como que no sorprende.

Por otra parte tenemos la trama, que, de verdad, tenía un argumento que se antojaba interesante: Encontrar la fuente de la juventud que buscaba el conquistador Ponce de León. El problema está en la forma en que se desenvuelve la trama, que lo hace de forma brutalmente lineal, lo cual hace que te pases toda la película esperando a que ocurra algo y al final lo que ocurre son los créditos. 2’20 horas como si fueran 5 minutos.

Sobre los personajes, el bajón bestial de Jack anteriormente mencionado, la poca personalidad de Penelope Cruz que básicamente viene a ser lo mismo que acabó siendo Keira Knightley al final de la trilogía y Barbanegra que no es que sea un personage más que trillado en el cine, sino que también lo es dentro de la saga, ¿Infame Barbanegra? Wow que sorpresa, como Barbosa y Davy Jones eran monjas carmelitas. Y por si fuera poco, este también tiene un poder ultrachachiguay como lo tenían los otros dos.

En fin, sin duda caeré en el viejo tópico de “como se nota que está hecha por y para aprovechar el tirón comercial de la saga” porque aunque las dos anteriores también, con esta ya nos están tomando el pelo.

P.D: Por si queréis nota: 3/10

Anuncios
comentarios
  1. Alf dice:

    A mí Piratas del Caribe me pareció cutre desde el principio. Aunque cuando un tema se sobreexplota (como es el caso) pierde la poca calidad que tenía, ya que se busca sacar tajada con lo que funcionó en las pasadas entregas. Es lo que hay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s