Caballeros, hoy presento mi segundo artículo en el blog, y lo hago con un sentimiento de pesar, pues os voy a hablar de una serie herida de muerte,  Dos Hombres y Medio. He visto los primeros capítulos de la nueva temporada, la novena, y no hay palabras para describir lo que he sentido, aunque trataré de encontrarlas. La famosa sitcom creada por Chuck Lorre tenía algo, tenía gancho. Muchos han dicho que la serie destacaba por ser vibrante, inteligente y divertida. Otros, que destacaba porque retrataba a al perfección el tema de la miseria sexual, representada en la triste vida de Allan (Jon Cryer), que debía conciliar la crianza de un hijo con las necesidades sexuales propias de la vida moderna. Sí, vale, lo que queráis, eso está muy bien, pero mejor si dejamos de engañarnos.

El verdadero gancho de la serie, aquello por lo que merecía la pena verla, era Charlie Sheen (Charlie Harper en la ficción), el actor que se interpretaba a sí mismo. Era el verdadero prototipo del sueño americano, pues no olvidemos que era rico, tenía innumerables ligues de una noche, y, por supuesto, adopta el alcohol como forma de vida, como su forma de vida, y se sentía orgulloso de ello. (Esto me obliga a citar al insigne Homer Simpson, cuando dice estas célebres palabras: “El alcohol es una forma de vida. El alcohol es mi forma de vida”).

Todo esto, junto con los buenísimos comentarios de la asistenta, Berta, (Conchata Ferrell), las miserias de su hermano Allan, las apariciones de verdaderas bellezas o los puntazos que tenía su hijo pequeño, Jake, (interpretado por Angus T. Jones) no tenía precio. De hecho, me viene ahora a la mente una escena en la que aparece Jake, con 6 años, en la que está en una timba de poker y Charlie le enseña los fundamentos básicos del arte de apostar. (Por cierto, que, citando al colega Axel, “Jake ya se ha hecho un poco grande como para otorgarle el otro medio”, pues el monstruo que aparece aquí dista mucho del joven con el que disfrutábamos en las primeras temporadas, ahora da miedo). En definitiva, brutal, por no comentar la apología que se hace de la vida de antaño, de la vida de la vieja escuela.

Pues bien amigos, todo esto se acabó con la llegada de la novena temporada. Los problemas surgidos entre Charlie Sheen y el productor Chuck Lorre, llevaron a la cancelación de los episodios que faltaban de la octava temporada. Finalmente, Lorre ha ganado y se ha salido con la suya, pero ha perdido a muchos seguidores. En primer lugar, y esto no es algo que esté abierto al debate, Charlie Sheen es irremplazable, y mucho menos por un Ashton Kutcher que se nos presenta como un barbudo recién salido de Woodstock, sin ningún rastro del zagal que cautivó a todos con sus idioteces en Aquellos Maravillosos 70. Todos sabíamos que había perdido la inocencia cuando lo embrujó la mujer que nunca envejece, sí, hablo de Demi Moore, pero la facha con la que se nos muestra es inaceptable.

En cuanto al papel que desempeña, sigue siendo un hombre rico, más que Charlie Harper, pero es un personaje infantil, sin la gracia que aportaba el bueno de Charlie, que sí, que tendría el complejo de Edipo, pero al menos era bueno, no como este, Walden Smidth, que por no saber, no sabe ni beber Whisky, con mayúscula. Me parece vergonzoso, de bebedor empedernido hemos pasado a……barbudo abstemio.


No quiero extenderme más, a ver si la CIA va a leer esto y me van a llevar  al área 51 para lavarme el cerebro y demás, pero os ha quedado clara mi  postura con esta fantochada de serie que están haciendo ahora, porque sí,  es una serie que va camino a la perdición. Me gustaría recomendaros que  visionarais un capítulo para ver la decadencia de la serie, pero creedme, no  vale la pena. Llegados a este punto, solo me queda jurar fidelidad a las  primeras ocho temporadas de la serie y a Charlie Sheen, y me despediré  con otra frase de Homer Simpson que también resume bien la vida de  nuestro Charlie:

“Por el alcohol, causa y solución de todos nuestros problemas”

Anuncios
comentarios
  1. Will Saez dice:

    Señor, como ya le he comentado pedazo de artículo. Muy bien redactado, además de tener más razón que un santo 😛

    Siga usted así!

  2. mindmaster dice:

    Gran articulo y una pena por esta genial serie, Chuck Lorre no sabe el daño que se a hecho y los millones que esta perdiendo, hubiera sido mejor que presentaran al nuevo actor como un hijo perdido de Charlie ( con todos los episodios que deberia tener ya saben encuentro, y bla bla bla) o algo por el estilo que haga que Charlie desaparesca y en vez de ser reemplazado abruptamente sea algo mas logico.

    • Efectivamente mindmaster, Lorre no sabe el daño que se ha hecho, y en cuanto a lo que has dixo de presentar al nuevo actor como un bastardillo de Charlie, yo también lo creo más oportuno, de hecho, creia q era lo que iban a hacer, pero no…

      Gracias por leernos

  3. Me dejás con un sabor agridulce George… Todavía no ví la nueva temporada
    Siempre seguimos a “Charlie”, tal y como lo señalas…
    Para mí, la serie era él… Sin intención de desmerecer al resto de los actores, la picardía, y bruta honestidad del personaje de Charlie, eran inigualables.
    No imagino cómo será sin él…
    Los acabo de descubrir chicos :P…
    Los invito a unas burbujas en http://monologosdehumor.com 😛
    Saludos desde Argentina!

    • Primero, gracias por leernos Laura, y más desde Argentina, ya somos internacionales jaja. Me ha gustado eso que has dicho de “la bruta honestidad de Charlie”, porque es cierto, él es así jajaja Ya que nos invitas le echaremos un vistazo a esa paginita, a ver q tal.

      Un saludo

  4. pauxo dice:

    voy a tener q ponerme a ver tus series Maese Jorge, o iré más perdido que alguien muy perdido. Por lo que veo llevas buena trayectoria, buen trabajo y ánimo 😉

  5. Mugen dice:

    Yo también he sentido lo mismo con el cambio de actor… vaya ruina éste Ashton. Además de cóm caractericen al personaje que interpreta y tal, es que el tío no sabe actuar, no sé si habréis visto la película El Efecto Mariposa, una peli genial que estropea por todos lados lo plano que es este hombre. Aunque lo que más me jode del cambio es ¿¿Qué es eso de tratar con respeto a Alan?? Me gustaba cuando lo puteaban indiscriminadamente

  6. Axel Börsch dice:

    Yastá ya has superado a Pablo, puedes estar tranquilo xDDD

    Sobre la serie, personalmente es una serie que en general no me gusta mucho. Si, es entretenida, pero me parece que la gran moyoría del humor que tiene es demasiado malrollero y a veces resulta deprimente.

    Lo que me pareció una cagada monumental fue como abordaron la muerte de Charlie. Empezando directamente en el entierro, sin explicarte muy bien el porqué de su muerte y quitándole todo el hierro al asunto. Si es una serie cómica, pero no por ello no pueden haber sentimientos dramáticos.

    La aparición de Ashton fue un poco mejor, pero bastante decepcionante también, y se nota una diferencia abismal entre ambos actores (Sheen y Ashton).
    Como ya dije en su día: De Ashton, “Aquellos Maravillosos 70” y ya. Y da gracias a que hacía de tonto, que si no…

    Enfin, felicidades por el artículo y a seguir así =D

  7. Toni dice:

    La verdad es que se la están cargando a pasos agigantados. Muchas veces los que hacen grande a una serie són los actores. El guión es importante si, pero un Barney Stinson protagonizado por otro actor no sería lo mismo (por poner un ejemplo).

    Buena entrada y reflexión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s